DailyVerses.netTemasVersículo al AzarRegistrar

Versículos de la Biblia acerca de Hablar

En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto.Muerte y vida están en poder de la lengua, y los que la aman comerán su fruto.
El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón produce el bien; pero el que es malo, de su maldad produce el mal, porque de lo que abunda en el corazón habla la boca.El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla su boca.
Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan.No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino solo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.
El que refrena su lengua protege su vida, pero el ligero de labios provoca su ruina.Él que guarda su boca, preserva su vida; el que mucho abre sus labios, termina en ruina.
No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición.No devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fuisteis llamados con el propósito de heredar bendición.
La lengua que brinda alivio es árbol de vida; la lengua insidiosa deprime el espíritu.La lengua apacible es árbol de vida, mas la perversidad en ella quebranta el espíritu.
Hasta un necio pasa por sabio si guarda silencio; se le considera prudente si cierra la boca.Aun el necio, cuando calla, es tenido por sabio, cuando cierra los labios, por prudente.
Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado.Y yo os digo que de toda palabra vana que hablen los hombres, darán cuenta de ella en el día del juicio.
Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse.Esto sabéis, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira.
El que mucho habla, mucho yerra; el que es sabio refrena su lengua.En las muchas palabras, la transgresión es inevitable, mas el que refrena sus labios es prudente.
¡Levanta la voz por los que no tienen voz! ¡Defiende los derechos de los desposeídos!Abre tu boca por los mudos, por los derechos de todos los desdichados.
Es muy grato dar la respuesta adecuada, y más grato aún cuando es oportuna.El hombre se alegra con la respuesta adecuada, y una palabra a tiempo, ¡cuán agradable es!
La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego.La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira.
Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad.Hijos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.
Todos fallamos mucho. Si alguien nunca falla en lo que dice, es una persona perfecta, capaz también de controlar todo su cuerpo.Porque todos tropezamos de muchas maneras. Si alguno no tropieza en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.
Las palabras del sabio son placenteras, pero los labios del necio son su ruina.Llenas de gracia son las palabras de la boca del sabio, mientras que los labios del necio a él consumen.
La gente chismosa revela los secretos; la gente confiable es discreta.Él que anda en chismes revela secretos, pero el de espíritu leal oculta las cosas.
De una misma boca salen bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.De la misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.
Si tu hermano peca contra ti, ve a solas con él y hazle ver su falta. Si te hace caso, has ganado a tu hermano.Y si tu hermano peca, ve y repréndelo a solas; si te escucha, has ganado a tu hermano.
Mi boca rebosa de alabanzas a tu nombre, y todo el día proclama tu grandeza.Llena está mi boca de tu alabanza y de tu gloria todo el día.
Así que todo lo que ustedes han dicho en la oscuridad se dará a conocer a plena luz, y lo que han susurrado a puerta cerrada se proclamará desde las azoteas.Por lo cual, todo lo que habéis dicho en la oscuridad se oirá a la luz, y lo que habéis susurrado en las habitaciones interiores, será proclamado desde las azoteas.
Compórtense sabiamente con los que no creen en Cristo, aprovechando al máximo cada momento oportuno. Que su conversación sea siempre amena y de buen gusto. Así sabrán cómo responder a cada uno.Andad sabiamente para con los de afuera, aprovechando bien el tiempo. Que vuestra conversación sea siempre con gracia, sazonada como con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada persona.
Cuando falta el consejo, fracasan los planes; cuando abunda el consejo, prosperan.Sin consulta, los planes se frustran, pero con muchos consejeros, triunfan.
Que, si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.Que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo.
Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Y al orar, no hablen solo por hablar como hacen los gentiles, porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras.Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería.
Leer más...

Versículo de la Biblia del día

¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?

Reciba el Versículo Diario:

Notificación diariaCorreo electrónicoFacebookAndroid-appEn tu sitio web

Versículo de la Biblia al Azar

Pero ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que podamos darte estas ofrendas voluntarias? En verdad, tú eres el dueño de todo, y lo que te hemos dado, de ti lo hemos recibido.Siguiente versículo!Con imagen

Apoyar DailyVerses.net

Ayúdame a difundir la Palabra de Dios:
Donación