DailyVerses.net
mailfacebooktwitterandroid
Deutsch | English | Español | Nederlands | Português | Slovenský

24 Versículos de la Biblia sobre la Bondad

« Efesios 4:32 »
Reina-Valera 1995Nueva Versión Internacional
Antes sed bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.
Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y especialmente a los de la familia de la fe.Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe.
No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.
El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo y seguid lo bueno.El amor debe ser sincero. Aborrezcan el mal; aférrense al bien.
Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia, y conoce a los que en él confían.Bueno es el Señor; es refugio en el día de la angustia, y protector de los que en él confían.
Justo es Jehová en todos sus caminos y misericordioso en todas sus obras.El Señor es justo en todos sus caminos y bondadoso en todas sus obras.
Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas.
Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.«Todo está permitido», pero no todo es provechoso. «Todo está permitido», pero no todo es constructivo.
Ni se enciende una luz y se pone debajo de una vasija, sino sobre el candelero para que alumbre a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.
Por esto mismo, poned toda diligencia en añadir a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.
Confía en Jehová y haz el bien; habitarás en la tierra y te apacentarás de la verdad.Confía en el Señor y haz el bien; establécete en la tierra y manténte fiel.
Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo necesario, abundéis para toda buena obra.Y Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes.
Una satisfacción es para el hombre hacer misericordia, y mejor es un pobre que un mentiroso.De todo hombre se espera lealtad. Más vale ser pobre que mentiroso.
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan.
Así dijo Jehová: «Paraos en los caminos, mirad y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino. Andad por él y hallaréis descanso para vuestra alma.» Mas dijeron: «¡No andaremos!»Así dice el Señor: Deténganse en los caminos y miren; pregunten por los senderos antiguos. Pregunten por el buen camino, y no se aparten de él. Así hallarán el descanso anhelado. Pero ellos dijeron: “No lo seguiremos.”
Apártate del mal y haz el bien; busca la paz y síguela.Que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga.
Hubiera yo desmayado, si no creyera que he de ver la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes.Pero de una cosa estoy seguro: he de ver la bondad del Señor en esta tierra de los vivientes.
Acuérdate, Jehová, de tus piedades y de tus misericordias, que son perpetuas. De los pecados de mi juventud y de mis rebeliones no te acuerdes. Conforme a tu misericordia acuérdate, Jehová, de mí, por tu bondad.Acuérdate, Señor, de tu ternura y gran amor, que siempre me has mostrado; olvida los pecados y transgresiones que cometí en mi juventud. Acuérdate de mí según tu gran amor, porque tú, Señor, eres bueno.
¿Quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien?Y a ustedes, ¿quién les va a hacer daño si se esfuerzan por hacer el bien?
Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.Sean compasivos, así como su Padre es compasivo.
Entonces comprenderás qué es justicia, juicio y equidad, y todo buen camino.Entonces comprenderás la justicia y el derecho, la equidad y todo buen camino.
No os engañéis: «Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.»No se dejen engañar: «Las malas compañías corrompen las buenas costumbres».
Él se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien.
Asimismo, que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia: no con peinado ostentoso, ni oro ni perlas ni vestidos costosos, sino con buenas obras, como corresponde a mujeres que practican la piedad.En cuanto a las mujeres, quiero que ellas se vistan decorosamente, con modestia y recato, sin peinados ostentosos, ni oro, ni perlas ni vestidos costosos. Que se adornen más bien con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan servir a Dios.
Versículo de la Biblia del día
Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate, bautízate y lava tus pecados invocando su nombre.
Reciba el Versículo Diario:
mailCorreo electrónico
facebookFacebook
twitterTwitter
androidAndroid
Plan de lectura de la Biblia
Registrar y configurar su plan de lectura de la Biblia que desea ver su progreso y el siguiente capítulo para leer aquí!
Aceptar Este sitio utiliza cookies