DailyVerses.net
mailfacebooktwitterandroid
Deutsch | English | Español | Nederlands | Português | Slovenský

51 Versículos de la Biblia sobre la Palabra de Dios (2/3)

« Salmos 119:114 »
Nueva Versión InternacionalReina-Valera 1960
Tú eres mi escondite y mi escudo; en tu palabra he puesto mi esperanza.Mi escondedero y mi escudo eres tú; En tu palabra he esperado.
Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.
Así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos.Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.
Toda palabra de Dios es digna de crédito; Dios protege a los que en él buscan refugio.Toda palabra de Dios es limpia; El es escudo a los que en él esperan.
La suma de tus palabras es la verdad; tus rectos juicios permanecen para siempre.La suma de tu palabra es verdad, Y eterno es todo juicio de tu justicia.
Espero al Señor, lo espero con toda el alma; en su palabra he puesto mi esperanza.Esperé yo a Jehová, esperó mi alma; En su palabra he esperado.
En mi corazón atesoro tus dichos para no pecar contra ti.En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.
Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón.La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.
Hijo mío, atiende a mis consejos; escucha atentamente lo que digo. No pierdas de vista mis palabras; guárdalas muy dentro de tu corazón.Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. No se aparten de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón.
Así dice la Escritura: «Todo el que confíe en él no será jamás defraudado.»Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.
El camino de Dios es perfecto; la palabra del Señor es intachable. Escudo es Dios a los que en él se refugian.En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová. Escudo es a todos los que en él esperan.
El que los llama es fiel, y así lo hará.Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.
Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece.Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.
La ley del Señor es perfecta: infunde nuevo aliento. El mandato del Señor es digno de confianza: da sabiduría al sencillo.La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.
Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; no olvides mis palabras ni te apartes de ellas.Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; No te olvides ni te apartes de las razones de mi boca.
Por lo tanto, adviérteles que así dice el Señor omnipotente: “Mis palabras se cumplirán sin retraso: yo cumpliré con lo que digo. Lo afirma el Señor omnipotente”.Diles, por tanto: Así ha dicho Jehová el Señor: No se tardará más ninguna de mis palabras, sino que la palabra que yo hable se cumplirá, dice Jehová el Señor.
Y Moisés se quedó en el monte, con el Señor, cuarenta días y cuarenta noches, sin comer ni beber nada. Allí, en las tablas, escribió los términos del pacto, es decir, los diez mandamientos.Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos.
El que recibió la semilla que cayó entre espinos es el que oye la palabra, pero las preocupaciones de esta vida y el engaño de las riquezas la ahogan, de modo que esta no llega a dar fruto.El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.
No me he apartado de los mandamientos de sus labios; en lo más profundo de mi ser he atesorado las palabras de su boca.Del mandamiento de sus labios nunca me separé; Guardé las palabras de su boca más que mi comida.
Escucha, hijo mío, acoge mis palabras, y los años de tu vida aumentarán.Oye, hijo mío, y recibe mis razones, Y se te multiplicarán años de vida.
Este mensaje es digno de crédito: Si morimos con él, también viviremos con él.Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él.
Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado.Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.
Mi enseñanza no es mía —replicó Jesús—, sino del que me envió.Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió.
Así, pues, los que recibieron su mensaje fueron bautizados, y aquel día se unieron a la iglesia unas tres mil personas.Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas.
Por medio de él todas las cosas fueron creadas; sin él, nada de lo creado llegó a existir.Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.
Versículo de la Biblia del día
Salmos 34:8
Prueben y vean que el Señor es bueno; dichosos los que en él se refugian.
Reciba el Versículo Diario:
mailCorreo electrónico
facebookFacebook
twitterTwitter
androidAndroid
Plan de lectura de la Biblia
Registrar y configurar su plan de lectura de la Biblia que desea ver su progreso y el siguiente capítulo para leer aquí!
Aceptar Este sitio utiliza cookies