DailyVerses.netTemasVersículo al AzarRegistrar

Versículos de la Biblia sobre 'Iniquidad'

«Guía mis pasos conforme a tu promesa; no dejes que me domine la iniquidad. Salmo 119:133»
Guía mis pasos conforme a tu promesa; no dejes que me domine la iniquidad.Ordena mis pasos con tu palabra y ninguna maldad se enseñoree de mí.
Aleja de tu boca la perversidad; aparta de tus labios las palabras corruptas.Aparta de ti la perversidad de la boca, aleja de ti la iniquidad de los labios.
Arrepiéntanse y apártense de todas sus maldades, para que el pecado no les acarree la ruina.Convertíos y apartaos de todas vuestras transgresiones, y no os será la iniquidad causa de ruina.
¡Lávense, límpiense! ¡Aparten de mi vista sus obras malvadas! ¡Dejen de hacer el mal!Lavaos y limpiaos, quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos, dejad de hacer lo malo.
Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. Me dije: «Voy a confesar mis transgresiones al Señor», y tú perdonaste mi maldad y mi pecado. SelahMi pecado te declaré y no encubrí mi iniquidad. Dije: «Confesaré mis rebeliones a Jehová», y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah
Yo les perdonaré sus iniquidades, y nunca más me acordaré de sus pecados.Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados ni de sus maldades.
Hemos pecado y hecho lo malo; hemos sido malvados y rebeldes; nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus leyes.Hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos actuado impíamente, hemos sido rebeldes y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas.
No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia.Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
Él se entregó por nosotros para rescatarnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo elegido, dedicado a hacer el bien.Él se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda maldad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras.
Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados.Mas él fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados. Por darnos la paz, cayó sobre él el castigo, y por sus llagas fuimos nosotros curados.

Versículo de la Biblia del día

No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes.

Reciba el Versículo Diario:

Plan de lectura de la Biblia

Registrar y configurar su plan de lectura de la Biblia que desea ver su progreso y el siguiente capítulo para leer aquí!
AceptarEste sitio utiliza cookies