DailyVerses.netTemasVersículo al AzarRegistrar

Versículos de la Biblia sobre 'Ojos'

  • Hice pacto con mis ojos,
    ¿cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?
  • Los ojos de Jehová están sobre los justos
    y atentos sus oídos al clamor de ellos.
  • Los mandamientos de Jehová son rectos:
    alegran el corazón;
    el precepto de Jehová es puro:
    alumbra los ojos.
  • Que tus ojos miren lo recto
    y que tus párpados se abran a lo que tienes delante.
  • Alzaré mis ojos a los montes.
    ¿De dónde vendrá mi socorro?
    Mi socorro viene de Jehová,
    que hizo los cielos y la tierra.
  • Te haré entender y te enseñaré el camino en que debes andar;
    sobre ti fijaré mis ojos.
  • Jehová abre los ojos a los ciegos;
    Jehová levanta a los caídos;
    Jehová ama a los justos.
  • Porque a mis ojos eres de gran estima,
    eres honorable y yo te he amado;
    daré, pues, hombres a cambio de ti
    y naciones a cambio de tu vida.
  • Entonces fueron abiertos los ojos de ambos y se dieron cuenta de que estaban desnudos. Cosieron, pues, hojas de higuera y se hicieron delantales.
  • Lavaos y limpiaos,
    quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos,
    dejad de hacer lo malo.
  • Porque nada de lo que hay en el mundo —los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida— proviene del Padre, sino del mundo.
  • Porque los ojos del Señor están sobre los justos,
    y sus oídos atentos a sus oraciones;
    pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.
  • Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y lo recibió una nube que lo ocultó de sus ojos.
  • Ciertamente mil años delante de tus ojos
    son como el día de ayer, que pasó,
    y como una de las vigilias de la noche.
  • Mas yo volveré mis ojos a Jehová,
    esperaré al Dios de mi salvación;
    el Dios mío me oirá.
  • ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, que son nada?
    De cierto se hacen alas como de águila,
    y vuelan al cielo.
  • Entonces seré engrandecido y santificado, y seré conocido ante los ojos de muchas naciones. Y sabrán que yo soy Jehová.
  • Que él alumbre los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos.
  • Cuando aumentan los bienes,
    aumentan también quienes los consumen.
    ¿Qué beneficio, pues, tendrá su dueño,
    aparte de verlos con sus propios ojos?
  • Hijo mío, está atento a mis palabras;
    inclina tu oído a mis razones.
    Que no se aparten de tus ojos;
    guárdalas en lo profundo de tu corazón.
  • Llevaréis esos flecos para que cuando los veáis os acordéis de todos los mandamientos de Jehová. Así los pondréis por obra y no seguiréis los apetitos de vuestro corazón y de vuestros ojos, que han hecho que os prostituyáis.
  • Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno, porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará y los guiará a fuentes de aguas vivas. Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.
  • Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.
  • Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad:
    átalas a tu cuello,
    escríbelas en la tabla de tu corazón
    y hallarás gracia y buena opinión
    ante los ojos de Dios y de los hombres.
  • En el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces, gritando, dijo: “Padre Abraham, ten misericordia de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama.”

Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron.»
Leer más...

Versículo de la Biblia del día

¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

Reciba el Versículo Diario:

Notificación diariaCorreo electrónicoFacebookAndroid-appEn tu sitio web

Versículo de la Biblia al Azar

Él nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.Siguiente versículo!Con imagen

Apoyar DailyVerses.net

Ayúdame a difundir la Palabra de Dios:
Donación