DailyVerses.net
mailfacebooktwitterandroid

52 Versículos de la Biblia sobre la Sabiduría

Porque Jehová da la sabiduría
y de su boca proceden el conocimiento y la inteligencia.
Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.
Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.
Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.
Mejor es adquirir sabiduría que oro fino,
y adquirir inteligencia vale más que la plata.
Nunca digas: «¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos?», porque nunca hay sabiduría en esta pregunta.
Andad sabiamente para con los de afuera, aprovechando bien el tiempo. Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.
Ciertamente la soberbia produce discordia,
pero con los prudentes está la sabiduría.
El que posee entendimiento ama su alma;
el que cuida la inteligencia hallará el bien.
Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros cree ser sabio en este mundo, hágase ignorante y así llegará a ser verdaderamente sabio.
El que guarda su boca guarda su vida,
pero el que mucho abre sus labios acaba en desastre.
¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.
A cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las pone en práctica, lo compararé a un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca.
Enséñanos de tal modo a contar nuestros días
que traigamos al corazón sabiduría.
Cuando llega la soberbia, llega también la deshonra;
pero con los humildes está la sabiduría.
Porque el que me halle, hallará la vida
y alcanzará el favor de Jehová.
«Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos
ni vuestros caminos mis caminos»,
dice Jehová.
No se complace el necio en la inteligencia,
sino en manifestar su propia opinión.
El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría,
y a la honra precede la humildad.
El que tarda en airarse es grande de entendimiento;
el impaciente de espíritu pone de manifiesto su necedad.
El de corazón sabio recibe los mandamientos,
mas el de labios necios va a su ruina.
Aun el necio, cuando calla, es tenido por sabio;
el que cierra sus labios es inteligente.
¿No has sabido, no has oído
que el Dios eterno es Jehová,
el cual creó los confines de la tierra?
No desfallece ni se fatiga con cansancio,
y su entendimiento no hay quien lo alcance.
«A ti, Dios de mis padres,
te doy gracias y te alabo,
porque me has dado sabiduría y fuerza,
y ahora me has revelado lo que te pedimos,
pues nos has dado a conocer el asunto del rey.»
¡También esto salió de Jehová de los ejércitos,
para hacer maravilloso el consejo
y engrandecer su sabiduría!

Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él.
Anterior123Próximo
Versículo de la Biblia del día
Me apresuré y no me retardé en guardar tus mandamientos.
Aceptar Este sitio utiliza cookies