DailyVerses.net

18 Versículos de la Biblia sobre la Pobreza

« Proverbios 14:23 »
NVI RVR95 RVR60
Todo esfuerzo tiene su recompensa,
pero quedarse sólo en palabras lleva a la pobreza.
—Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme.
¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia?
Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez.
¡Levanta la voz, y hazles justicia!
¡Defiende a los pobres y necesitados!
Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso.
El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí,
por cuanto me ha ungido
para anunciar buenas nuevas a los pobres.
Me ha enviado a sanar los corazones heridos,
a proclamar liberación a los cautivos
y libertad a los prisioneros.
Los ricos son los amos de los pobres;
los deudores son esclavos de sus acreedores.
Aleja de mí la falsedad y la mentira;
no me des pobreza ni riquezas
sino sólo el pan de cada día.
«Así dice el Señor Todopoderoso:
“Juzguen con verdadera justicia;
muestren amor y compasión
los unos por los otros.
No opriman a las viudas ni a los huérfanos,
ni a los extranjeros ni a los pobres.
No maquinen el mal en su corazón
los unos contra los otros”.»
Defiendan la causa del huérfano y del desvalido;
al pobre y al oprimido háganles justicia.
De todo hombre se espera lealtad.
Más vale ser pobre que mentiroso.
Aparentemente tristes, pero siempre alegres; pobres en apariencia, pero enriqueciendo a muchos; como si no tuviéramos nada, pero poseyéndolo todo.
El Espíritu del Señor está sobre mí,
por cuanto me ha ungido
para anunciar buenas nuevas a los pobres.
Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos
y dar vista a los ciegos,
a poner en libertad a los oprimidos.
El Señor da la riqueza y la pobreza;
humilla, pero también enaltece.
Este pobre clamó, y el Señor le oyó
y lo libró de todas sus angustias.
Con su riqueza el rico pone a salvo su vida,
pero al pobre no hay ni quien lo amenace.
Si el pobre recurría a mí, yo lo ponía a salvo,
y también al huérfano si no tenía quien lo ayudara.
Me bendecían los desahuciados;
¡por mí gritaba de alegría
el corazón de las viudas!
Versículo de la Biblia del día
Romanos 12:21
No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien.
Correo electrónico
Facebook
Twitter
Android
Aceptar Este sitio utiliza cookies